Iniciativa para la Conservación, Manejo y Restauración de Humedales de Agua Dulce en las Tierras Altas del Centro

Lago de Cuitzeo, Michoacán

Esta región comprende los estados de Jalisco, Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo, Querétaro, Estado de México, Distrito Federal, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Michoacán y San Luis Potosí, es de suma importancia para la distribución de las aves acuáticas tanto migratorias como residentes por la gran diversidad de humedales que existen en esta región, principalmente caracterizados por la zona de grandes lagos y humedales palustres de agua dulce estacionales, los cuales mantienen diferentes características físicas y ecológicas que los hace muy atractivos para las aves acuáticas durante la temporada de migración.

Laguna de Sayula, Jalisco

Esta región ha sido reconocida como el área de distribución más importante para el pato mexicano (Anas diazi) la cual alberga a más del 80% de la población en México. Esta especie está considerada dentro de la NOM-059-SEMARNAT-2010 como una especie amenazada.

La riqueza y abundancia de especies de aves acuáticas que históricamente se distribuían en esta región, ha disminuido de manera constante durante los últimos años. Las principales amenazas que enfrenta esta región, se refieren al cambio en el uso del suelo; la contaminación proveniente de descargas urbanas, industriales y agrícolas, lo que afecta la extensión, la calidad de los humedales y en su caso incluso el desecamiento y pérdida de éstos y la generación de brotes de enfermedades que afecta directamente a las poblaciones de aves acuáticas.

Humedales de agua dulce en Pénjamo Guanajuato.

Pato mexicano (Anas diazi), en humedal de agua dulce de las tierras altas del centro.

Las acciones que están planeadas para esta región, incluye la implementación del programa de Mini-hábitat para instalar exclusiones en humedales de agua dulce, para reducir las áreas de castigo y recuperar la cobertura denso-reproductiva para favorecer las áreas de anidación del pato mexicano. Así mismo, considera el desarrollo de planes de manejo específicos para cada humedal a través de la adopción del Manejo Integrado de Cuencas, para atender de manera integral la problemática que enfrentan estos humedales para su conservación a largo plazo. Estos planes de manejo integral, incluyen un componente humano, enmarcado en el programa de Dimensiones Humanas, que considera la instalación de infraestructura a nivel familiar o incluso de comunidad, para tratar las aguas residuales que son vertidas crudas a los ecosistemas de humedales, por estar dentro de una cuenca endorreica. Simultáneamente, este programa incluye talleres de capacitación dirigida a productores en materia de prácticas agrícolas y ganaderas más amigables con el medio ambiente.

Translate